La neotenia aspecto clave

La neotenia es uno de los procesos de heterocronía que se caracteriza por la conservación del estado juvenil en el organismo adulto en comparación con su ancestro u organismos cercanamente emparentados, debido a un retraso pronunciado del ritmo de desarrollo corporal en relación con el desarrollo de las células germinales y órganos reproductores, que se lleva a cabo normalmente. Es un fenómeno estudiado en el campo de la biología del desarrollo. El primero en utilizar el término neotenia fue Arthur Kollmann en 1885. Pero el primero de los primeros fue el holandés Louis Bolk que no aparece ni en la Wikipedia. Sólo J.S. Gould le da cumplido reconocimiento.

La neotenia según la señorita Patri Tezanos

La persona Patri Tezanos afirma sobre en su página lo siguiente sobre los efectos de la neotenia en los humanos:

«Por supuesto, esta retención no es un acto de voluntad por nuestra parte sino, como siempre, de mutación genética. Un cambio en nuestro ADN nos permitió un periodo de desarrollo postnatal más largo: un cráneo con características juveniles más tiempo, una proliferación celular más prolongada y capacidad durante más años de variabilidad (plasticidad neuronal) y desarrollo del encéfalo. Este “defecto”, este “retraso” en nuestro desarrollo, permitió a nuestro cuerpo “dedicar más tiempo” a “crear” encéfalo y a configurarlo tal y como lo conocemos hoy en día: el encéfalo más desarrollado de todas las especies. Y con él, todas sus útiles consecuencias: lenguaje, mayor capacidad de gestión social, mayor variabilidad de comportamientos, etc». Éste «etc» también podría ser la civilización occidental, por ejemplo y ni más ni menos.

Si esto fuera cierto también habría que atribuir a la neotenia: el divorcio, las guerras, la angustia, la psicosis, y muchas más cosas «malas», «malísimas».  ¿O acaso la neotenia sólo ha obrado milagros sobre nuestra capacidad y complejidad craneal y ha dejado lo demás para luego?  Por ejemplo, la «caca» que sufrimos en nuestros intercambios emocionales intersubjetivos.

En otras entradas me meteré de lleno en la relación entre tecnología, neotenia y transhumanismo

La neotenia en los bichos no humanos

Estos ejemplares arriba ilustración también mutaron neoténicamente y no tienen el encéfalo tan estupendo.

Reconocimiento a la imagen destacada de este post: De Gary M. Stolz. Dominio público: https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1202197